En bus desde la capital

17 04 2009

Cosas que pasan en un viaje a casa arriba de un bus en Ecuador, los personajes, los olores, las anécdotas, esta es la historia:

Ilustración

Cada viernes estaba preparada psicológicamente para ir a ver a mis papás que vivían a una hora y media de distancia. Yo entonces estudiaba en la capital, había empezado hace poco la universidad y cada día era una experiencia nueva y diferente, al principio no extrañaba mi casa, tampoco a mis padres, pero con el paso del tiempo los fines de semana fueron esperados con ansiedad. Que la comida de mamá es la más deliciosa que has probado en toda la semana, que puedes lavar toda tu ropa y te la llevas limpiecita de regreso sin pagar un centavo, que tengas tiempo de caminar y respirar aire muy puro para mi eran detonantes que hacían que el viaje en bus valga la pena cada fin de semana.

Desde el principio ya era una aventura, para llegar a tomar el bus corríamos con mi hermana por la estación terminal con grandes mochilas llenas de ropa sucia y cuidando las pocas cosas que nos importaban, nos apresurábamos a alcanzar el bus que iba saliendo. Una vez arriba el “cobrador” del bus te ubicaba y tiempo después pasaba a recibir el pago por el viaje; un dólar cincuenta, era el precio que pagábamos desde que nos subíamos en la terminal hasta el paradero de la carretera en donde nos esperaban, casi siempre con puntualidad alguno de nuestros padres.

En el trayecto te arriesgabas a no encontrar asientos juntos y es por eso que con mi hermana ya habíamos ideado planes para mantener los ojos sobre nuestras mochilas, con el paso del tiempo, eso ya no nos importaba tanto, en el viaje aprovechábamos de dormir lo que seguramente no lo hicimos la noche anterior por pasar de juerga o estudiando.

 

La poca regulación en el tránsito, hace que los conductores hagan las paradas que quieran para recoger más pasajeros, muchas veces el pasillo va lleno, sí, lleno de gente que viaja parada si ya no hay más espacios. Generalmente compartes asiento con otros estudiantes provincianos que se bancan todo el viaje por la misma razón, la comida de mamá; o en muchos casos gente que va de regreso a su comuna. Encuentras de todo en este viaje, algún campesino con sus vestimentas propias de comunidad indígena que viaja con toda su familia, incluyendo algunas gallinas que le regaló el compadre donde fue a parar, o como parte del equipaje “pesado” tiene una que otra oveja amarrada sobre el techo del bus, la familia tiene su minuto de relajo y sabe que el viaje podrá alargarse, es por eso que a la hora de comer no dudan ni un minuto, montan el pic nic en el mismo espacio donde están sentados y comparten así un momento familiar entre tanta gente.

 

Tampoco falta el vendedor ambulante que aprovecha cada parada del bus para ofrecer a los pasajeros toda clase de manjares para amenizar el viaje, un desfile de anticuchos de carne recién asada, chochos con tostado, bananas maduras con queso, chifles y papas sin marca, bebidas, dulces, en cuestión de minutos te invaden tumbos de olores diferentes y solo hay dos posibilidades ante ello: o te satura y te da asco, o lo piensas mejor y lo toleras, porque aún falta un largo trayecto para que el viaje termine.

Y el orador agradecido con la vida es otro personaje común de estos viajes, el que se sube y espera que todas las personas estén sentadas y poniendo atención para empezar con su discurso “Estimados amigos, mi intención no es molestar“ y cada uno, con mejor expertisse que otro te ofrece desde pomadas para calmar los nervios, mejorar la vida sexual y borrar las arrugas, hasta cadenas bañadas en oro (según él), o el infeliz que te cuenta lo mal que lo ha pasado y que necesita ayuda para llevar adelante a su familia. De cualquier forma comerciantes, de otra forma farsantes, pero de todas maneras gente trabajadora que encuentra un buen momento para ventilar su palabrerío y conseguir alguna venta o alguna ayuda.

 

Es momento de bajar, hemos cruzado todo el pasillo con nuestras grandes mochilas, tratando de no incomodar a nadie, nos acercamos hasta el conductor y le pedimos que nos deje en el siguiente paradero.

El “cobrador” baja rápidamente antes que puedas, para extenderte su mano y ayudarte a bajar el escalón, te da las gracias, sonríe coquetamente y vuelve a subir para marcharse.

 

Con tantos episodios y tantos personajes arriba de ese bus, el viaje se acorta notablemente y para el día siguiente lo repetiremos a la inversa, pues es hora de empezar nuevamente una semana más en la capital.





Vanidades: Los años dorados

25 09 2008

Me acuerdo desde pequeña cuando mi mamá compraba infaltablemente cada 15 su revista Vanidades, siempre me fasciné leyendo las novelas de Corin Tellado, las historias detrás de grandes iconos de la realeza, fue cuando me enamoré de William y juré que un día me casaba con él – me alegro que solo hayan sido sueños de infancia – además; me gustaban mucho las secciones de moda y lo que marca cada temporada, los peinados gigantes en los 80’s, y el look tan particular de los 90. Bueno son de las colecciones de las que puedo hablar porque de décadas anteriores no creo haber visto ninguna.

Algo que no cambia o no pasa de moda es la vanidad, en los 50 las mujeres eran más recatadas como se vestían, siempre usando cuellitos altos y no mostrando mucha piel, los peinados tipo poodle que “aseñoraban” su imagen aún si tenías 18 años.

En los 60 la locura de la revolución hippie, el sexo libre, la marihuana, todo el idealismo plasmado en grandes slogans como “MAKE LOVE NOT WAR” de la contracultura; cuando también nace la revolución femenina, y son las grandes pioneras para que hoy seamos nosotras las que hacemos lo que nos de la gana. Gracias a las que se atrevieron y salieron a la calle usando falda corta, peinados pomposos, lentes grandes y colores muy vivos – las que dejaron atrás a la mujer que se prepara para ser solo esposa y madre, mi abuela fue una gran pionera, pero lastimosamente vivió poco para contarlo, pero son sus hijas las que han mantenido vivo ese espíritu emprendedor, que lucha y sueña por acabar con la injusticia.

En los 70 las cosas fueron diferentes y en nuestro pequeño continente los cambios y la dictadura cobijaron a cada nación, los grandes íconos del terror popular plasmados con la insertidumbre política y civil de cada país marcaron una época de jóvenes rebeldes y luchadores, que a la vez estaban a tono con los peinados y la música disco.

Los 80, mi década. Cuando fui bebé, aprendí a caminar, conocí el campo, tuve mi primera vaca y cada semana con nueva camada de perros; tuve varios cambios de casa y fui a la escuela con mi hermana por primera vez, los recuerdos son linkeados directamente con los 90 cuando la época de 90210, Salvado por la campana, Thundercats, sábados de tenis, etc…. peinados extraños y modas diferentes.

Una época impulsa a  la siguiente, y la siguiente nos trae una nueva y solo el tiempo nos dirá hacia donde iremos.

Ahora, gracias a las mil opciones que nos da internet, puedes ver cuál habría sido tu look desde la década de los 50 en Yearbook Yourself.
Acá un buen resultado del 50 al 90, un tributo para las abuelas, madres, tías y todas grandes grandes íconos, a la moda que se acomoda.
Un tributo a los temas de historia, todos sin duda fascinantes, sobretodo cuando el tiempo te separa de manera trágica de la realidad que fueron los años dorados de muchos.





Besos en la calle.

25 03 2008

besosenlacalle.jpg

Caminando por la calle me encontré con una pareja que se daba besos, me llamó la atención, pues ya no había visto a la gente darse besos  en la calle; y entonces saqué conclusiones: ya no veo gente dándose besos en las calles, la gente que veo en las calles ya no es cariñosa, la gente que veo en las calles ya no se mira, la gente ya no comparte sonrisas… y bueno porque ya no comparto los horarios donde la gente que se da besos en las calles está en las calles. O sea que ahora soy parte de la masa de gente grande que apurada camina a paso alargado para llegar a tiempo a sus oficinas. Maletines, trajes, corbatas, sonidos de taco alto, carteras, charlas por celulares, empujones, pocas miradas, el diario de la mañana, humo de cigarros y nadie compartiendo una sonrisa, nadie hablando fuerte con la persona que tiene alado, nadie dándose un beso sin importar el ritmo al que se mueven las personas alrededor.

Bien decía el Principito, la gente grande es muy extraña…Y yo no quiero ser gente grande, yo no quiero caminar apurada, yo quiero dar besos en la calle.





Blanco = amarillo, azul y rojo.

16 03 2008

dibujo.jpg

Color blanco: saturación de la luz, pero me queda claro que ahora se compone de manera diferente, la unión del amarillo, el azul y el rojo han compuesto en armonía y bajo permiso exclusivo de teoría de color, una enorme bandera de paz para que coreemos bajo el radiante sol colombiano las letras de las canciones más conocidas y relevantes entre nuestros territorios… “PAZ SIN FRONTERAS” una excelente respuesta por la hermandad entre los pueblos de Colombia, Venezuela y Ecuador la tuvieron los artistas de nuestros pueblos ante el reciente conflicto diplomático, el concierto  celebrado en el puente Simón Bolívar en el cruce fronterizo colombo-venezolano, ha sido la mejor iniciativa de quienes saben que mueven masas y de mejor manera que nuestros desgastados políticos. Carlos Vives (uno de mis favoritos) claramente dice: para el libertador Simón Bolívar no existían las fronteras, tampoco existen para la música como instrumento de paz.

Cada guerra es una destrucción del espíritu humano.

– Henry Miller –

Queda más que claro lo que queremos todos, paz es la palabra más pronunciada en el momento, por la buena onda, la música y las ganas hacer las cosas bien – contrarias a lo que puede llegar a hacer la estupidez humana.

Un buen cantautor ecuatoriano dice algo que me llena y al momento me llega profundamente:

Yo nací en este país,
que sabe a caña y algodón,
que se ilumina mucho antes de que salga el sol.
Yo nací en este país,
de niños pobres de almidón,
enlodado con los mismos que se lo llevaron todo.
Un país lleno de historia,
de hombres y mujeres de hormigón;
llenos de coraje y de ternura,
llenos de pasión.
Yo nací en este país que va
con alegrías y dolor,
con gente linda
y con canallas que nos roban la ilusión;
que no le teme al porvenir,
que no se deja derrotar,
que no me pide visa
y al que siempre quiero regresar.
Yo nací en este país,
que a veces me echa para atrás,
a veces me resigno a veces me quiero escapar.
Pero yo nací aquí,
aquí aprendí a caminar,
aquí te conocí,
aquí me enamoré de ti.
– Juan F. Velasco –

Una verdadera obra maestra la que se logra esta tarde que ni los pintores más reconocidos, ni los músicos más célebres, ni los artistas más premiados jamás habrían planificado… la energía que mueve el viento y logra flamear esta bandera hecha con las manos y la voz de cada uno de los ciudadanos del mundo, reconfirma nuestro compromiso. Ya lo resolvimos hace un par de semanas moviendo las caderas, ahora con música para los oídos, coros para nuestras voces, abrazos entre hermanos y toneladas de paz para nuestros millones de almas unidas por la misma bandera.





Al César lo que es del César, al baile las caderas.

7 03 2008
circle.jpg

Para calmar tensiones obtenidas gracias a nuestros presidentes y sus conflictos generados por su jueguito de GI-Joe pasados de moda, me vi en la obligación de darme una noche de baile de tambores y cerveza con mi amiga, hermana venezolana… gracias a todos los seres que influyen energéticamente en el planeta para que tengamos danza!!

Este baile, de procedencia africana que lo practicaban los esclavos de la época para calmar tensiones y disipar el estrés que generaba el ser explotados fuera de casa, en la actualidad se ha convertido en toda una danza un poco de cortejo, un poco provocativa, un poco sensual, un poco agresiva. La rapidez con que se mueven las caderas, como si de eso dependiera que el mundo siga girando sobre su órbita es impresionante, a pesar de los intentos fallidos, logré entrar en el círculo de “calypso” para ser parte de este ritual de buena onda y con una mezcla de samba (a lo ecuatoriano) y cualquier otra cosa, experimenté por un momento el baile en donde no importa el viejo, el feo, el gordo, el negro, el bajo, el venezolano, el colombiano, el salvadoreño, ecuatoriano, etc… simplemente se baila! …cuando la música acabó la sonrisas, los aplausos y la transpiración compartida cabían en el mejor momento de complicidad de esta hermandad de extraños y desconocidos que danzan juntos sin parar.

Después de esto terminamos cantando “Por estas calles”  con la orquesta que tocaba en vivo y la mejor estrofa después del coro….

Por estas calles hay tantos pillos y malhechores
y en eso si que no importa credo, raza o colores,
tú te la juegas si andas diciendo lo que tu piensas
al hombre bueno le ponen precio a la cabeza.

Y los que andan de cuello blanco son los peores,
porque además de quemarte se hacen llamar señores,
tienen amigos en altos cargos muy influyentes
hay algunos que hasta se lanzan a PRESIDENTE

Coro:

Por eso cuídate de las esquinas,
no te distraigas cuando caminas
que pa’ cuidarte yo solo tengo
esta vida mía.

No pudo llegar en mejor momento, porque así cerramos confirmando que realmente no nos interesa lo que nuestros malgastados políticos no pueden resolver, somos hermanos que gozamos compartiendo estas experiencias, no queremos guerra y nos interesa seguir bailando juntos al son de un buen compás…Compartimos más que los colores de nuestras banderas, más que los bailes, más que la tierra, somos la cuna del sueño de Bolívar y cualquier problema que tenga uté, véngase y lo resolvemos moviendo las caderas…





29 de febrero

29 02 2008

Siempre me había llamado la atención, y de hecho no entendía bien por qué tenemos un año bisiesto cada 4… gracias a la comunidad wikinauta y Nat Geo TV ahora me queda más claro – claro, porque sigo sin entender –

Lo gracioso de todo es que una persona que cumpla “años”  en esta fecha, osea un “leaper” como se denomina a estos cumpleañeros (viene de leap year- año bisiesto en inglés) debiera cumplir 79 cuando hayan pasado 400 años, pero seguro que morirá antes de cumplir los 20 – y recordando que los años bisiestos son los múltiplos de 4 pero también de 400, es decir si hay un año que sea múltiplo de 4 y no de 400 ese año no será bisiesto y no habrá año bisiesto sino hasta después de 8 años…. qué enredo!

Al parecer, para los simples mortales como yo que caminan por la calle, sin entender muy bien las matemáticas del asunto solamente es un día más en donde el tiempo transcurre de la misma manera, lo cotidiano del día no tiene algo diferente, no es el cielo, no es el aire, no es la gente, no es nada de nada… entonces porqué tenemos un día extra al año? Ah sí, porque hay que ajustar el tiempo a la velocidad que la Tierra demora en darse la vuelta al sol – bueno con esa explicación hasta yo lo entiendo.

Lo raro y completamente nuevo, sería que cada 29 de febrero fuera un día extraordinario (ya es un día extra – pero sigue siendo ordinario), que extraños sucesos arremetan al mundo; por ejemplo, lejos de la realidad  la historia de mi super héroe favorito Clark Kent su nave espacial cayó este día en Smallville y debido a la naturaleza misma de las series de historieta, Superman no tiene año de nacimiento. Pero es un suceso que marcó el mundo y que a pesar de saber lo ficticio de la verdad aún habemos quienes soñamos con que un día aparezca un hombre de acero proveniente de lejanos mundos para salvar la humanidad… bueno esa es otra historia que contaré en otro momento.

En fin, la historia nos ha dado momentos y las casualidades con el tiempo sorpresas y algunas anécdotas que han sucedido a lo largo de los años cada día que se suman 366 días al año… veamos algunas:

1712: en Suecia, este día fue seguido por un 30 de febrero, como una estrategia para abolir el calendario sueco y retornar al calendario juliano (actualmente se utiliza el gregoriano).

1912: La piedra movediza de Tandil (en la provincia de Buenos Aires, Argentina), cae y se destruye en tres pedazos, probablemente en un acto de vandalismo. O una huelga de obreros de canteras que hizo producir la vibración del suelo durante la protesta de dinamita y explosivos.

1956:  nace Aileen Carol Wuornos, asesina en serie estadounidense

1972:  nace Pedro Zamora, activista cubano-americano

2000: La crisis informática del 2000 (Y2K), el día en que las máquinas se volvieron locas. A pesar de que el Año 2000 es múltiplo de 100 (tercera regla, no es año bisiesto), debe ser considerado como bisiesto por ser múltiplo de 400 (cuarta regla, si es año bisiesto).

2008: isensateces escritas en un blog que me logra confundir! – obvio que no cambia el curso de la historia.

Feliz Cumple(4)años a quien esté celebrándolo hoy!!





Un año más

18 02 2008
Un año más vieja,
un año más sabia,
un año menos a la cuenta regresiva,
un año más cerca de la meta (qué meta?),
un año más de palabras,
un año más de sorpresas,
un año más con gente linda,
un año más de despedidas,
un año más lejos de casa,
un año más de abrazos, de besos, de felicitaciones,
un año más por mi cuenta,
un año más de experiencia,
un año más que se quedará en el tiempo,
un año más de vida…..