Fábula de un corazón en disputa

22 09 2009

rastro

Apenas embarcó sabía que no habría vuelta atrás, se dejó llevar con la corriente de personas que con ticket en mano se iban ubicando donde correspondiera según la numeración.

Cansada y con el corazón alborotado no tenía idea de lo que estaba a punto de suceder. Optó por un asiento reclinable, sin fijarse que estaría ubicada en la derecha, cerca de la proa del barco; se acomodó y abrió el libro para tratar de distraer la mente con unas pocas letras, pero el sueño venció y en cuestión de minutos estaba quién sabe en qué inconsciente delirio.

La batalla empezó apenas se cruzaron los dos en la mar cerrada, ignorando cualquier curso, cualquier timón, cualquier fuerza. Ella despertó mareada, confundida y sin entender lo que sucedía, cerró los ojos nuevamente para intentar disuadir el mareo, pero el barco la estaba sacudiendo tan fuerte que no había posibilidad de quedar en ancla. Agarró sus cosas y salió de la sala de reclinables, se refundió en el baño donde alguna señora le decía que fuera a la mitad del barco, ahí no habría tanto movimiento como el que estaba sintiendo.

Pensó que estando en la mitad del barco y respirar la ayudaría a recuperar un poco su equilibrio, y estando en cubierta fue cuando descubrió lo que se venía. Quedó pálida, su color fue cambiando como un dibujo animado, sus brazos cedieron a la gravedad y tenía esa expresión de terror en la cara. Por su lado izquierdo, estaba su bien conocido Pacífico, firme y con esa actitud ofensiva que solamente habría causado terror a cualquier adversario, pero por el otro lado estaba un mar pequeño que venía con toda la fuerza de sus corrientes  y resguardado por otros océanos tan gigantes como su oponente, estaba dando la pelea y no se iría derrotado sin tener el corazón de la niña.

Ella ya lo había visto en uno de sus sueños, pero solo hasta este momento lo interpretó; sabía que estaba en disputa, sabía que su gigante no la dejaría ir fácilmente. Se agarró de la baranda e intentó internalizarse en la batalla, pero la adrenalina que movía a estos dos era tal que no conseguía apaciguarlos. Estaba sola en altamar en medio de una batalla, la desesperación y las ganas de gritar empezaron a asfixiarla mientras era sacudida por las fuertes olas provocadas por los ataques. Intentó contar hasta diez para recuperar aliento y levantarse, pero  solo conseguía ser empujada nuevamente golpeándose entre barandas y chimeneas. Logró incorporarse y corrió, sabía cómo calmar esta guerra, sabía que no había otra opción. La sangre de la herida que se hizo en la frente era peinada por el viento y mezclada con lágrimas cuando se acercaba hacia la proa, una vez ahí miró el horror que había causado, gritó con todo el aire que sus pulmones tenían, gritó y la voz le rompía las cuerdas vocales, gritó y su corazón parecía ahogarse, pero su grito se perdió en la tormenta, se cruzó entre viento y nubes… abrió sus brazos y saltó, se entregó a la batalla.

Los gigantes cedieron y con calma se fueron alejando el uno del otro, la guerra terminó, el cuerpo de la niña se hundió y su corazón dejó de latir perdiéndose entre turbinas y olas para siempre.


Acciones

Information

3 responses

22 09 2009
calixto

que lindo cuento, se la extraña cuando no publica, slautem

22 09 2009
Santiago del Río

Hermoso, Mariandre. Se lo ha llevado el mar… mar maravilloso… qué lindo es echar el destino a la voluntad del agua. Viste que la gente que está más cerca del agua sonríe más? No digo que sean más felices, pero la alegría es más frecuente. Comparo las comunidades mediterráneas o de la altura con las costeras y las selváticas y siempre llego a la misma conclusión. A este corazón lo ha llevado un mar agitado. A veces echamos todo al agua, todo por la borda y somos tan felices de perder ante esa fueza (¿perder?)

El mío es más angosto, pero es mi contacto con el agua.

Un abrazote.

24 09 2009
RafaChafa

Me gusta tu ficción fabulosa porque no es más que la pura realidad. Qué rico cómo pacifiqueas, ganas tengo yo de echarme un clavado también. Te extraño, ¿sabes? Debe ser porque te quiero.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: